Como algunos sabréis, este septiembre me he podido licenciar (¡por fin!). Hoy, visitando el campus virtual, me encuentro un comentario medianamente jocoso de una profesora.

Para poner en antecedentes, es muy común en el campus virtual que los alumnos escriban mensajes preguntando qué tal es un profesor. La profesora, seguramente harta de esperar que Televisión Española haga una segunda edición de El Rey de la Comedia, se ha decidido en un alarde de ingenio, preguntar por un supuesto alumno.

Ante tamaña gracia, que sus dos o tres minutos le habrá llevado escribir, yo decidí, lo mejor que pudiese, contestar a su mensaje. He aquí mi obra:

> ¿Alguien puede decirme cómo es su método de estudio?

Sí, repasa los ejercicios tal y como los ha hecho el profesor, lo que en esta facultad no
garantiza que el profesor los dé como válidos en el examen, así que hay notas que no se
ajustan totalmente a sus conocimientos. De todas formas, me ha comentado que este año
intentará leer más bibliografía de apoyo y, si encuentra alguna forma mejor de hacerlo, la
utilizará en el examen. Ya le he comentado que esto tampoco garantiza que se los dé por
válidos en el examen, por muy bien que estén.

> ¿Lleva las asignaturas al día?

Normalmente no, por la tarde trabaja, pero aprovecha para ponerse al día los fines de
semana. Eso sí, contando con los exámenes de septiembre, como mucho le queda una
asignatura, de unas 10 que se coge, lo que le da una tasa de aprobados del 90%. Algo
que muchos profesores ya querrían para sí, incluso si lo restringimos a un 60%.

> ¿Acude con frecuencia a tutorías?

Suele preferir consultar las dudas por email pues, como he dicho, trabaja por la tarde, lo
que le deja un horario muy apretado por la mañana. Una pena que aún haya profesores
para los que Nuevas Tecnologías signifique boli BIC. Sin ir más lejos, en la facultad de
Económicas de esta Universidad, la profesora Catherine Millar pide a sus alumnos llevar
los trabajos en disquette. Menos mal que no hemos tirado el ordenador viejo aún.

Por cierto, llevar las asignaturas al día y acudir a tutorías sería infinítamente más fácil si
los profesores aprendieran a manejar el campus virtual. De toda la carrera, puedo contar
con los dedos de las manos (y me sobrarían, por supuesto) los profesores que les han
sacado un partido medio. Entendamos como partido medio usarlo para algo más que para
virtualizar la asignatura (que mira que me revienta que se virtualice para no poner
absolutamente nada).

> ¿Copia en los exámenes?

En todos, tiene mala memoria y se saca el DNI para apuntar el número. La letra no hace
falta, que se sabe la fórmula para sacarla. Básicamente es:

1. Se toma el nº del DNI

2. Se divide por 23.

3. Cogemos el resto (tiene que ser un número comprendido entre el 0 y el 22)

4. A cada número entre el 0 y el 22 le corresponde una letra de acuerdo con la tabla de
asignación de abajo:

0 T
1 R
2 W
3 A
4 G
5 M
6 Y
7 F
8 P
9 D
10 X
11 B
12 N
13 J
14 Z
15 S
16 Q
17 V
18 H
19 L
20 C
21 K
22 E

Por cierto, ahora que leo el nombre de mi amigo, le recomendaré alterar el orden de sus
apellidos, que eso de ir por la vida como Señor Vaguillo no le va a pintar muy bien.

De nada,

Sergio

------------------------------------------------------------

Sergio Arbeo Rodríguez

Desarrollador de Software Libre y pronto ex-alumno.
En frente de mi portátil.

Allá donde esté mi portátil.
Normalmente Madrid

tf.   Pídemelo en persona y cursaremos tu petición.
fax Mándame un mail con el documento escaneado.

sergio.rodriguez.arbeo@estumail.ucm.es <-- No lo uses, porque no lo leo.

Que nadie se preocupe porque este mail se llene de spam. Dentro de poco será dado de baja. Además confío totalmente en los filtros anti-spam de la U.C.M.

Sí, he escrito esa frase sin descojonarme por el camino.

 

Todo empezó con la cumbia filosófica:

Imagen de previsualización de YouTube

…la negación del todo es afirmar la nada…” Ains, qué grande.

Pero después, para mi sorpresa, llegó la cumbia matemática:

Imagen de previsualización de YouTube

…resta y división, suma y multiplicación, de la aritmética son el corazón…” A partir de ahora, si alguien me pregunta porqué me hice matemático, le cantaré esta cumbia.

Pero, para mi sorpresa, hace no mucho, llegó la cumbia gramatical:

Imagen de previsualización de YouTube

Lo que más me llama la atención es que usan “sino” en los subtítulos cuando debería ser un “si no”, que en una cumbia dedicada a las letras queda bastante mal.

 

Hace ya tiempo, los MythBuster se encargaron de comprobar que, por mucho que los estudios de Hollywood se empecinen en mostrar, un disparo no puede hacer a alguien tambalearse hacia atrás. Hicieron la prueba con un cerdo colgado, porque es más espectacular que utilizar la tercera ley de Newton (la de acción-reacción).

¿A qué viene esto? Pues a estas horas estoy terminando de ver The Phantom, un poco truño, pero pasar el rato no está mal. En esta miniserie llegan un paso más lejos: los disparos no hacen a alguien tambalearse hacia atrás, les hacen salir volando de tal manera que los saltos de The Matrix se quedan en simples aprendices de parkour. Para que os hagáis una idea, al disparar a un malo (de estos secundarios sin importancia, de esos cuyo nombre sale después del del chico del café en los créditos), éste ha salido disparado y se ha quedado incrustado en la pared. Por supuesto, el malo no ha muerto porque llevaba una bonita capa de kevlar debajo del disfraz de electricista o similar (que nunca falte en el maletín de la señorita Pepis, versión Hitman) una capa de Kevlar de buena calidad, no de eso que te venden en el Lidl (ese gran supermercado que hizo que la venta de plátanos se multiplicase por diez por una pequeña equivocación de contenido).

Resumiendo, que sepáis que se ha abierto la veda para que los disparos sean más y más espectaculares (el avezado lector entenderá esto como irreales, fantasiosos). Por supuesto, si tengo tiempo y me apetece, escribiré una crítica de la miniserie, pero eso requiere un esfuerzo y un tiempo que, sinceramente, no sé si merece.

 

Pensé que preferías hablar C-menos.

Owen Harper

Es C++. También sé que Java es algo además de un café y que Ensamblador no tiene nada que ver con los muebles de IKEA.

Toshiko Sato

Estoy leyéndome la primera novela de Torchwood, Another Life, y, a pesar de lo raro que se puede hacer leer algo ambientado en la primera temporada después de haber visto las tres, he de reconocer que me está gustando. Os seguiré informando de la novela, pero la joya de arriba tenía que compartirla.

 

No, no me referiero a Santanico  Pandemonium, el personaje de Salma Hayek en Abierto hasta el amanecer; sino  al último tema de Kamelot.

Imagen de previsualización de YouTube

Sacan disco la semana que viene, Poetry for the Poisoned. Espero que Grooveshark lo añada en poco tiempo, que ya tengo ganas de escucharlo.