Cinco horas con DA II

Cinco horas jugadas dan para una buena crítica a un juego tan esperado y ansiado como es el Dragon Age II.

Cinco horas jugadas que, tristemente, desvelan algún que otro fallo del juego.

Cinco horas jugadas que, intentando no hacer spoiler, paso a narrar.

Empezamos con Varric siendo interrogado por Cassandra, una buscadora de la Capilla que va detrás de Hawke, el Campeón, nuestro protagonista. Tras un empiece totalmente lineal, llegaremos a Kirkwall, la Ciudad de las Cadenas, donde podremos empezar a tomar decisiones y a cagarnos en nuestros antepasados. Y póngome voz de Mayra Gómez Kemp para decir que hasta aquí puedo leer.

Comparaciones.

Las comparaciones son odiosas, sí, pero si no te gustan no le llames Algo II.

Barra de acceso rápido.

La barra de acceso rápido ha sufrido un gran rediseño. Aunque más alta, el diseño es mucho más simple lo cual, personalmente agradezco profundamente. Seguramente porque yo soy torpe y se me olvidaba bloquearla en Origins, pero cada dos por tres, en vez de clicar en una acción la cambiaba de sitio, con su correspondiente lluvia de mierda al ratón.

Pantallazo del juego

Aptitudes.

Uhm, difícil elección. El panel de aptitudes ha sufrido un cambio drástico. Mientras antes teníamos las habilidades agrupadas pero de evolución lineal (vaya, que podías llegar a tener un Petrificar sin tener el más básico de hielo), en DAII tenemos las habilidades agrupadas en distintos árboles. La información queda bastante bien organizada y poniendo el ratón encima de una de las habilidades obtenemos todas sus características y requerimientos.

Todas las aptitudes del personaje

Todas las aptitudes de dos armas con explicación de la aptitud señalada.

Todas las aptitudes de dos armas

Otra modificación al respecto es que ahora una habilidad tiene mejoras. Una mejora cuesta lo mismo que cualquier otra habilidad, pero simplemente modifica a una ya existente. Por ejemplo, baja el tiempo de recarga de la misma.

Atributos.

Atributos del personaje

En mi opinión, el lavado de cara de la pantalla de atributos ha mejorado bastante. Al modificar uno de ellos, se ve cómo cambian sus efectos. Por ejemplo, al modificar Magia, veremos cómo varía la resistencia a la misma, o veremos cómo afecta a los puntos de salud el modificar la Constitución.

Fallos

Obviamente, no todo es oro, teniendo dos quejas principalmente.

Herido

Cuando un personaje acaba sus puntos de vida recibe una herida. Esto, como en el primer Dragon Age, se puede solucionar con una poción. La pena es que ya me ha pasado un par de veces eso de curarme, cambiar de zona y, ¡voilá!, mi herida ha vuelto. La pena es que en una de esas, la poción no volvió.

Cargando en la misma zona.

Tal vez mi ordenador ya sea antiquillo, pero en medio de una batalla, al cambiar entre varios personajes, produción un simbolito de cargando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *